Empezar por el principio

“¿Qué es el principio?”

Cuántas veces nos habrán dicho a lo largo de nuestra vida aquella frase que dice: “No empieces la casa por el tejado”. Es normal que queramos hacer el trabajo de varias semanas en un día, pero es imposible. Tenemos que parar un momento y pensar que es lo que hacemos y tenemos que hacer.

Todo tiene su planificación y tenemos que pensar en ella, en sus tiempos y en el espaciado de las sesiones. No tratemos de adelantar el trabajo si este se va a realizar mal o sin sentido.

Lo que quiero transmitir es que empecemos por el principio, ¿y qué es el principio?

El principio, lógicamente,  es lo primero que tenemos que hacer. Es aquello a lo que tenemos que dar prioridad al comenzar la temporada. Aquello que es básico. Y, sobre todo, no lo demos por hecho.

No podemos comenzar la temporada sin saber qué es lo que tenemos, que nos vamos a encontrar, que jugadores hay, en que estado y cuán comprometidos vienen. En las primeras sesiones, junto a nuestro cuerpo técnico, tenemos que hacer valoración individual y colectiva del grupo. Ver por dónde empezar.

A partir de ahí hay que planificar las siguientes sesiones para tener una progresión correcta y armónica. Siempre pongo ejemplos muy parecidos, pero no podemos comenzar la temporada haciendo transiciones si vemos que el estado no es el apropiado: habrá que tener una pequeña base de capacidad aeróbica, hacer correcciones de orientación, de ocupación de espacios, de pases, de conducciones, etc…

Al final hay que comenzar con una base. Unos jugadores llegarán en mejores condiciones que otros, con unas u otras cualidades, pero la base hay que trabajarla para poder progresar.