La planificación

“¿Planificación anual, trimestral, mensual, semanal, diaria, …?”

 

Planificar es elaborar o establecer el plan conforme al que se ha de desarrollar algo. En la definición nos queda claro que es un programa en el que se detalla el modo y conjunto de medios necesarios para llevar a cabo esa idea que tenemos.

Bien cierto que cada uno de nosotros tenemos diferentes maneras de programar una temporada. Todas ellas seguro que son válidas y, a su vez, mejorables. Nunca dejemos de aprender diferentes técnicas.

Desglosemos un poco cada planificación…

Una planificación anual no debe ser más que objetivos que queremos entrenar durante la temporada. Sería absurdo preparar al inicio de la misma todas y cada una de las sesiones que se van a dar. Hay que tener en cuenta muchos aspectos que seguro nos condicionarán y no sabemos, en el momento de planificar, cómo se resolverán en unos meses.

La planificación trimestral sería un programa ordenado de los objetivos que hemos diseñado en la planificación anual, es decir, colocar esos objetivos en los diferentes trimestres del año, teniendo lógica y progresión entre ellos. Por ejemplo no podemos entrenar en el primer trimestre fundamentos defensivos del juego de dos y en el siguiente trimestre, los fundamentos defensivos pero del juego de uno.

Estiramientos Porteros

Siguiendo la misma estructura y método que la anterior, la planificación mensual sería colocar los objetivos trimestrales en cada uno de los meses que componen los trimestres. Como se ha dicho en el anterior párrafo, objetivos progresivos.

Ya en esta parte tenemos que currar algo más, la planificación semanal es lo que vamos a realizar, como se nombra, semanalmente. Dividiremos esos objetivos propuestos en la planificación mensual en las semanas del mismo, siendo lógicos y progresivos.

La planificación diaria es aquella en la que plasmamos sobre el papel la sesión a realizar. Aquí es donde ya estamos diseñando sesiones, aplicando tareas de los objetivos que hemos programado anteriormente. Al final esta planificación es la más importante pues son las propias tareas que vamos a explicar y van a ejecutar nuestros jugadores, pero viene precedida de unos objetivos que hemos propuesto previamente.

Todos esos objetivos seguro los iremos modificando, cambiando las planificaciones a lo largo de la temporada. No sabemos cómo va a responder el equipo y podemos tener un revés de objetivos y estar más tiempo del puesto con unos objetivos y menos con otros.